Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de mayo, 2015

Las lunas de Júpiter

Las Lunas de Júpiter 
Alice Munro 
Esperanza Pérez Moreno (Traducción)
DEBOLS!LLO




Ahora sí que no sé qué paso. Y aunque no lo sé de cierto, sólo lo supongo, quizá se debió a la traducción. Tenía mucho que no me pasaba. Y es tristeza, porque este libro me lo regaló mi Amorcito, por motivos de mi cumpleaños. Y yo tenía muchas ganas de leer a esta autora y altas expectativas. Y no más no.

Obvio he de ser yo; ni modo que los críticos y conocedores estén mal. Y menos para un Premio Nobel, que aunque se han dado casos, en donde se lo dan a un perfecto desconocido, como uno de los más recientes; me parece que la Munro no entra en este rubro.

En fin, no es el fin de nada. Quizá más adelante lea otro de sus libros de relatos y se reivindique con este espacio murmurante.

Lo que sí me gustó y mucho, fue el arte de la portada, tomado del arte de la pintora Anne Siems, de quien por cierto, no conocía nada de su obra.


¡¡Y llegamos a las 500 entradas!!

Jacobo Reloaded
Mario Bellatin 
Zsu Szkurka (ilustraciones)
Sexto Piso
México
2014


Hace diez años comencé este espacio sin una idea clara, sobre para que lo quería o cómo lo utilizaría. En plena euforia de los Punto.com, que pronto demostrarían al mundo no ser más que un elefante blanco, yo estaba incierto sobre cuál sería la repercusión de los blogs personales en aquel presente y en el todavía más incierto futuro.

Así que sin saber bien qué hacer con esta nueva posibilidad de escritura, el martes 14 de diciembre de 2004, escribí un breve texto que titule como una canción del desaparecido Lou Reed just a perfect day: 


Las piedras del camino se han movido un centímetro. Y tal vez, sólo tal vez, ese insignificante movimiento contenga visos del Big Ban y del Fin del Universo. ¿Cómo saberlo? Leo a Peter Handke y escribo al desconsuelo de saberte fuera de mi círculo de conciencia. Sólo una presencia prestada. La casa de la presencia se ha cerrado. La memoría gotea.

Y así fue como decidí arrancar…